8 de noviembre de 2006

POBRE NICARAGUA

Nicaragua está de luto. El sandinista y ex guerrillero revolucionario Daniel Ortega acaba de ganar las elecciones celebradas hace escasos días. ¡Dios coja confesados a los nicaraguenses! Repiten con un sujeto que ya tuvo la ocasión de gobernar y no hizo nada de provecho para su país -pero sí para su bolsillo-

Por motivos de trabajo estuve en Nicaragua hace menos de un mes. Vaya. En plena vorágine electoral. El panorama en el bello país centroamericano es desolador. El 80 por ciento de la población vive en la pobreza más absoluta, siendo el segundo país más desfavorecido de América –sólo le aventaja Haití en este ranking de miseria-. No existe clase media. O pobres o con "córdobas" y "dólares".
Nicaragua se mueve entre el populismo de Ortega y la derecha que ha gobernado durante 16 años sin solucionar un sólo problema. Por lo que pude observar se trata de una nación que tiene unas excelentes posibilidades. Al preguntar a unos y otros por las causas de la falta de promoción de sus recursos turísticos la respuesta era siempre la misma: el riesgo país. La inestabilidad. Los inversores no acuden a un territorio en el que, de la noche a la mañana, puede cambiar, y cambia, su legislación. Vamos, que inviertes en un hotel y te lo pueden expropiar si llega un sujeto como Daniel Ortega.
La fotografía que ilustra estas líneas la realicé en Managua. Un exultante Ortega promete “SALUD GRATUITA”. No es que no se lo crea ni él. Es que resulta completamente imposible cumplir, ni por asomo, tal promesa. ¿Dónde va a conseguir el dinero para tal fin? ¿Recaudando impuestos? Una entelequía.

Si Nicaragua estaba mal con Ortega estará peor. ¿Saben quienes son sus mentores? Exacto. Por una parte el iluminado Chavez, que ya ha proclamado la unión entre las revoluciones bolivariana y sandinista. “América Latina ya ha dejado de ser el patio trasero del imperio” –manifestó eufórico al felicitar a Ortega-. El otro no podía ser sino el dictador cubano. En una carta leída en la televisión cubana Fidel Castro exclamaba que “la victoria sandinista llena de alegría a nuestro pueblo y a la vez llena de oprobio al Gobierno terrorista y genocida de EEUU”. Sólo falta Evo Morales, que seguro estará exultante.


Pero que se ate los machos Ortega si piensa echarle un órdago a EEUU. Nicaragua no tiene ni Gas, ni petróleo. Lo tiene complicado como su política exterior se dirija contra el gigante del norte. Insisto en que sus posibilidades de desarrollo pasan por desarrollar su enorme potencial turístico y no precisamente enfocado al visitante europeo. Los denostados dólares están a dos horas y media por los cielos. Muy cerquita.


En fin. Ellos sabrán lo que hacen, pero lo que les puedo asegurar es que no habrá sanidad gratuita para todos. Para Ortega y el resto de los sandinistas sí. Seguro que la hay porque Miami esta a un paso y para el resto de la élite también.


Por cierto aproveché mi estancia para comprar ropa europea que aquí resulta bastante más cara ¿Saben quién era el “revolucionario” propietario de una tienda cuya clientela no es precisamente pobre? Humberto Ortega. El hermanísimo del presidente. ¿Que si me asombró la paradoja? En absoluto. No soy tan pardillo. Hay mucho "revolucionario" millonario.

Finito de Aldeatejada –A la sazón novillero-

1 comentario:

Femme fatale dijo...

Una auténtica lástima. Y un sentimiento de rabia e impotencia infinito.