1 de junio de 2006

PINOCHO EXISTE... Y VIVE EN ESPAÑA

José Luis Rodríguez Zapatero, José Blanco y Patxi López se han quitado la careta y, además, lo han hecho el mismo día y al unísono. El presidente del gobierno dijo ayer que “SE PUEDE NEGOCIAR ANTES DEL FIN DE LA VIOLENCIA” ¡¡¡Chúpate esa que sabe a fresa!!! Y ¿Qué significa políticamente? Pues que la trama estaba perfectamente urdida. En esta historia de la negociación con ETA no hay casualidades.

Lo triste de todo este proceso son las MENTIRAS encadenadas por los distintos dirigentes socialistas. Nos están engañando a todos y cada uno de los ciudadanos a los que representan en su acción de gobierno. Mª Teresa Fernández de la Vega, Alfredo Pérez Rubalcaba y, los ya citados, entre otros, han dicho, por activa y por pasiva que:

BATASUNA es una formación ilegalizada –hay están las resoluciones judiciales-. Que son un grupo al margen de la Ley y que, en consecuencia, ni se podía ni se iba a hablar con ellos como partido. Además, y entre otras cosas, se les exigía el cese de la violencia, su condena y que respetaran la legalidad vigente. Pues bien. No han hecho ni lo uno ni lo otro. Es más, la kale borroka continúa y ETA sigue extorsionando y chantajeando a los empresarios. ¡¡¡Que bien, que bien, hoy comemos con Isabel!!! Y oye, todos tan contentos.

Cuando recibieron a Arnaldo Otegui se dijo que no se hacía representando a BATASUNA porque era una formación ilegal, que acudía representándose a sí mismo: MENTIRA. ¡¡¡ Me troncho de la risa!!!

Nos han ido diciendo que la negociación sería discreta, pero siempre respetando los cauces del sistema democrático: MENTIRA. Y si Patxi López se reúne, como ya ha manifestado, con una formación ilegalizada como BATASUNA, cuyos dirigentes tienen distintos procedimientos por tal motivo en la Audiencia Nacional es que es un irresponsable o está desafiando abiertamente al Poder Judicial. ¡¡¡Pinocho no llegó a tanto!!!

Y mientras tanto, para que el desatino sea mayúsculo, el titular de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, ha dicho hoy mismo, que queda ha excluido cualquier diálogo con Batasuna-ETA “mientras no esté legalizada”. Apostillando que... quienes se denominan “izquierda abertzale y que representan a un sector de la sociedad vasca que quiera tener interlocución, tienen un camino que recorrer, que es el camino hacia la legalidad”.

Esto es "pa nota". A ver ¿en qué quedamos? El Presidente del Gobierno y Patxi López dicen que sí; que ya mismo, y el ministro de Justicia dice que no. ¿Nos toman el pelo o cada uno de ellos va por libre?

Se acuerdan de aquella frase. “No nos merecemos un gobierno que nos mienta”Pues parece que era una frase boomerang premonitoria. No. No nos lo merecíamos ni antes ni ahora. José Luis Rodríguez Zapatero está engañando a 44 millones de españoles. Y lo está haciendo a conciencia.

Que cada uno de nosotros, los que no rendimos pleitesía ni a los unos, ni a los otros, ni a los demás allá, tome nota y obre en consecuencia. ¿Acaso no somos seres inteligentes? Pues a mi, como novillero que soy, que no me vendan una entrada para la Feria de San Isidro y cuando llegue me encuentre con un partido de baloncesto –y con los jugadores dopados-. Eso tiene nombre. Se llama estafa. Estafa a la democracia.
Si Carlo Collodi levantara la cabeza reescribia de nuevo su cuento. Pinocho, pepito grillo, el zorro, el hada madrina y gepeto, tendrían nombres españoles.

Finito de Aldeatajeda –A la sazón novillero-

3 comentarios:

Femme Fatale dijo...

Éstos se han pensado que somos "La Bella Durmiente". ¡Menos mal que cada vez veo más gente despierta!... (había empezado a asustarme).

Guillermo Olalla -Salamanca- dijo...

Finito, pues no sé de que te extrañas. Parece que la mentira va unida a la clase política. Es un binomio necesario.

Jose Luis Diaz -Madrid- dijo...

Lo peor de toda esta historia es que a la gente que ha sufrido lo indecible en el País Vasco, como Rosa Díez, Nicolás Redondo y otros muchos del PP y del PSOE a partes iguales les están dejando de lado. Se han dejado media vida luchando por sus ideas democráticamente y ahora están demonizados. Y mientras, los otros, los que extorsionan, matan, y son totalitaristas y antidemocratas han sido y están siéndo sacralizados. Una verguenza.