6 de junio de 2006

El HOMO RADICAL TERRUÑENSIS

Ayer, unos vándalos catalanes, muy demócratas, atacaron y golpearon a varios miembros de “Ciudadanos por Cataluña” que iban a dar una conferencia.El periodista ARCADI ESPADA y otros compañeros de su plataforma no nacionalista sufrieron la agresión. Sí, sí, agresión física y verbal de unos primates disfrazados de humanos. Dio la casualidad de que la periodista VICTORIA PREGO estaba presente para cubrir el acto y, sin comerlo ni beberlo, casi le soban el morro.

El nacionalismo radical es un calco. Sea vasco, catalán o serbio. Sus argumentos son aplastantes: ¡¡¡Hijo puta os vamos a matar!!! Se trata de una expresión que denota la gran inteligencia de quien emite el gruñido. ¡¡¡Cabronesssss iros a Españaaaaa!!! Otra locución muy elaborada.

Todos y cada uno de los argumentos de los nacionalistas radicales vascos y catalanes tienen ese grado de sofisticación. “te mato”, “fascistas”, “democracia para nuestro pueblo”, bla, bla, bla. Te dan una patada en el hígado y te llaman fascista. Ni una sola frase racional. Ni un solo juicio de valor con la mínima solidez intelectual. Ni asomo de lo que se le supone a los humanos; la inteligencia y el raciocinio.

El “Homo Radical Terruñensis” es así. En la escala evolutiva se encuentra tres pasos por detrás del chimpancé pero, a diferencia de este último, ni siquiera es simpático. El H.R.T. emite gruñidos, es agresivo y monolingüe. Sólo quiere hablar una lengua. La suya. Y que por cierto, no es tan suya como cree sino fruto de sucesivas “invasiones”.

El “Homo Radical Terruñensis” es vehemente e ilustrado. Ambas características son fruto de su gran amor a la antigua tradición; a las armas, a la bayoneta y a la pistola. Sin saberlo, son incondicionales de toda una larga tradición europea de “demócratas” Hitler, Mussolini, Stalin, Franco, Chauschescu, etcétera. Como es sabido, todos ellos han pasado a la historia por sus aportaciones a la democracia parlamentaria y al respeto de los derechos humanos. Ellos quieren seguir su estela... y te llaman fascista.

Y los medios de comunicación... callados. ¿Se imaginan uds lo que dirían si a esos mismos que atacan se les hiciera lo mismo? Claro que lo saben. Pilar Bardem y toda la cohorte de ¿intelectuales? a sueldo saldrían a la calle a gritar. ¡Que penita!

Por suerte, a primeros de julio “Cuidadanos de Cataluña” se convertirá en un partido político de ámbito nacional. Allí, en Barcelona, -que es una ciudad española- se llevará a cabo el congreso fundacional de lo que se convertirá, probablemente, en el “Partido de los Ciudanos” –PdC-. Seremos muchos los implicados en este nuevo e ilusionante proyecto. Creemos que los dos grandes partidos PP y PSOE, PSOE y PP no son capaces de frenar el desatino en el que estamos inmersos. Por ello, desde el progresismo, el laicismo y el respeto a la Constitución Española, propondremos una nueva forma de hacer política en la que primen los intereses de TODOS los ciudadanos españoles. La solidaridad interterritorial de TODOS los pueblos de España. La fijación de competencias irrenunciables por parte del Estado. La no discriminación por la lengua o lugar de nacimiento, así como el protagonismo de la ciudadanía, entre otros principios, serán nuestra razón de ser.

Como el relato de Victoria Prego es harto descriptivo les remito a su narración de los hechos, pinchando en el siguiente enlace
http://www.elmundo.es/elmundo/prego.html.

Finito de Aldeatejada –A la sazón novillero-

4 comentarios:

Carlos Echevarria -Salamanca- dijo...

Si en pleno siglo XXI uno no puede celebrar un acto público para hablar de democracia es que algo falla. Evidentemente la sociedad catalana, y por ende la española, está enferma. Ánimo al nuevo partido. Soy votante tradicional del PSOE, pero CONTAR CON MI VOTO.

Ana Sañudo -Valladolid- dijo...

La Constitución es la base de la solidaridad entre todas las Comunidades de España y se la están cargando. Yo también he votado al PSOE. Las próximas elecciones no pensaba ir a votar. Creo que si al final se crea el nuevo partido os votaré.

Jorge Esparza -Salamanca- dijo...

Ellos, los antidemócratas son muy pocos y nosotros muchos. Nos ha costado mucho llegar a donde estamos para que unos pocos se lo quieran cargar. España tiene que volver a ser un modelo de convivencia. Se debe apelar al espíritu de la Transisición. Yo desde luego no quiero a estos primates ni de lejos. Yo he votado al PP cási siempre, pero estoy harta.

femme fatale dijo...

Tengo fe ciega en el nuevo e ilusionante proyecto que comienzáis, Finito.Me reafirmo en la teoría de que llegado a este punto,no hay que ir hacia atrás ni para coger impulso.
Muchos os vamos a respaldar y lo sabes...
ADELANTEEEEEEE!!!!!!
Agurrr!!!